Tuesday, September 10, 2019

¿QUÉ ES LA MIOSTATINA Y SU EFECTO EN LOS MUSCULOS?

La proteína miostatina (formalmente conocida como factor 8 de crecimiento y diferenciación) es un factor de crecimiento que limita el crecimiento del tejido muscular. Por ejemplo, concentraciones elevadas de miostatina en un individuo provocan una disminución en el desarrollo normal de los músculos. La proteína miostatina se produce en células del músculo esquelético, circula en sangre y actúa en el tejido muscular, al parecer, retrasando el desarrollo de las células madre musculares. El mecanismo exacto sigue siendo desconocido. 

Tanto en humanos como en animales, la miostatina es una hormona que actúa como una especie de "freno" que le dice a los músculos que dejen de crecer, lo que ayuda a evitar que crezcan demasiado. Esto es importante porque más allá de cierto tamaño, agregar más masa a los músculos en realidad no los hace más fuertes, y los músculos que son demasiado grandes también son más vulnerables al daño. Los músculos sobre desarrollados también pueden interferir con otros órganos importantes, reduciendo su tamaño y deteriorando sus funciones.

La miostatina está activa durante múltiples etapas del ciclo de vida. Antes del nacimiento (durante el desarrollo embrionario), la miostatina determina la cantidad total de fibras musculares que tendrá un individuo. Como adulto, la miostatina controla la forma en que crecen las fibras musculares existentes en función de la dieta, la actividad física y la edad. El ejercicio afecta directamente los niveles de miostatina, especialmente el ejercicio de resistencia que se enfoca específicamente en aumentar la fuerza muscular.

En los humanos, los niveles de miostatina también a menudo aumentan con la edad, lo que puede contribuir a la pérdida de masa muscular cuando se envejece. El estudio de un caso de un niño con niveles inusualmente altos de desarrollo muscular, informó que el niño también tenía niveles muy bajos de miostatina, lo que proporciona evidencia de un vínculo directo entre la inhibición de la miostatina y el crecimiento muscular mejorado en humanos.

Un estudio piloto con compuestos que inhiben o disminuyen los niveles de miostatina, encontró que en sólo 7 días de tratamiento, 6 sujetos de mediana edad aumentaron la fuerza de agarre, lo que sugiere un vínculo directo entre la miostatina y el desarrollo muscular en individuos sanos.

Debido a esto, los inhibidores de miostatina se han convertido en suplementos deportivos muy populares para alcanzar un rápido crecimiento muscular. Sin embargo, hay varios inconvenientes potenciales que se deben tener en cuenta cuando se usan inhibidores de miostatina para la mejora atlética. Una posible preocupación es que el aumento del crecimiento muscular conducirá a un mayor riesgo de lesiones debido al aumento del estrés en las fibras musculares. Esto es especialmente cierto para las personas que usan inhibidores de miostatina como suplementos para mejorar los resultados de su entrenamiento y no como parte de un tratamiento médico para la distrofia muscular u otros trastornos.

Otros posibles efectos secundarios de los inhibidores de miostatina incluyen una mayor posibilidad de ruptura de tendones, insuficiencia cardíaca debido a la inflamación del músculo cardíaco y rabdomiólisis, que es una descomposición de las fibras musculares que a menudo conduce a insuficiencia renal.






Friday, September 6, 2019

¿QUE ES LA ACTIVACION NEUROMUSCULAR?

La activación neuromuscular es un término comúnmente utilizado en fisioterapia. El sistema neuromuscular es una combinación del sistema nervioso (neural) y el sistema muscular. En esencia, los nervios y músculos trabajan juntos. Los fisioterapeutas saben que cuando se realiza la rehabilitación, a menudo se trabaja para mejorar o recuperar la función neuromuscular óptima. Además, saben que ciertos ejercicios proporcionan más activación neuromuscular que otros.

Pero las últimas investigaciones han demostrado que la activación neuromuscular va más allá de la fisioterapia. Como resultado, la activación neuromuscular es el factor que determina la efectividad de los ejercicios tanto para la construcción muscular como para la tonificación muscular.

Los músculos se desarrollan porque se fortalecen y se adaptan a lo que se les está pidiendo que hagan. Esto es cierto ya sea que se este trabajando para tener músculos más  grandes o para tonificarlos, ya que se necesitarán músculos más fuertes para manejar el trabajo al cual están siendo sometidos. El cerebro le dice a los músculos que se fortalezcan, este se comunica con los músculos a través del sistema nervioso. Por lo tanto, desarrollar la fuerza muscular es una función del sistema neuromuscular.

Dado que el sistema neuromuscular es la combinación del sistema nervioso y muscular, cuanto más involucramiento de cada uno de estos sistemas requiera un ejercicio, más activación neuromuscular proporcionará. Por lo tanto, hay dos formas de afectar la activación neuromuscular: una es aumentar la participación del sistema muscular. Esto se  hace eligiendo ejercicios compuestos en lugar de ejercicios de aislamiento, ya que los ejercicios compuestos involucran más músculos. La otra forma es aumentar el grado en el que está involucrado el sistema nervioso. Y esto se hace eligiendo ejercicios que requieren más control, más concentración, más participación de la mente. Cuando se hace un ejercicio compuesto que también requiere el mayor control y concentración, se logra la máxima activación neuromuscular.

La rutina ideal, que proporciona una activación neuromuscular máxima, debe estar compuesta principalmente por ejercicios compuestos, utilizando peso libre o peso corporal. Pero ésta también se puede lograr con diferentes métodos de ejercicios, como ejercicios con bandas elásticas de resistencia, incluso con ciertas máquinas, siempre y cuando se realicen los ejercicios concentrándose en los músculos involucrados.

Cuanto mayor sea el grado de activación neuromuscular, más efectivo será el ejercicio, lo que hace que las rutinas sean más rápidas porque no se necesita de varios ejercicios para cada grupo muscular para lograr excelentes resultados y también se necesitarán menos series de cada ejercicio. Esto también permitirá hacer ejercicio con menos frecuencia y aun así obtener excelentes resultados.




Thursday, August 29, 2019

RESPUESTA DEL SISTEMA CARDIOVASCULAR AL EJERCICIO


Cuando se hace ejercicio, el ritmo cardíaco puede aumentar de un promedio de descanso de 72 latidos por minuto, a 200 o más dependiendo de la condición física y edad de la persona. Conforme se adquiere una mejor condición física, el corazón se vuelve más fuerte y el ritmo cardíaco en descanso disminuye. Las personas que están en forma, con frecuencia tienen ritmos cardíacos bajos en reposo; este ritmo en atletas altamente entrenados puede ser tan bajo como 30 latidos por minuto.

Vasos sanguíneos
Cuando una persona se ejercita, la hormona adrenalina provoca que sus vasos sanguíneos se expandan de manera que un volumen de sangre mayor al normal pueda pasar mediante ellos. Esto se llama vasodilatación, una respuesta a corto plazo del cuerpo al ejercicio, y es una de las razones por la que los vasos sanguíneos pueden volverse más prominentes durante el ejercicio.

Como respuesta a largo plazo, el cuerpo establece nuevos capilares para que el oxígeno pueda entregarse mejor, y se pueda remover más dióxido de carbono de los músculos en movimiento.

Sangre
Durante el ejercicio, la sangre se desvía de órganos no esenciales, como aquellos involucrados con el sistema digestivo y reproductivo, y se dirige hacia los músculos. Esto se llama acumulación de sangre y asegura que los músculos que están trabajando obtengan el oxígeno que necesitan. Una vez terminado el ejercicio extenuante, es importante ayudar a que esa sangre acumulada se mueva de los músculos y regrese a la circulación general, lo que comúnmente se logra realizando un proceso de enfriamiento que consista en ejercicio cardiovascular ligero y estiramientos.

La sangre contiene tres tipos diferentes de células: las células blancas que combaten las infecciones, plaquetas que ayudan a la coagulación de la sangre y las células rojas que transportan el oxígeno. Dichas células están suspendidas en un líquido llamada plasma, que es principalmente agua. Cuando se realiza ejercicio, las células sanguíneas se saturan con oxígeno en su esfuerzo para asegurar que cantidades suficientes de este componente estén disponibles para los músculos. Como beneficio a largo plazo del ejercicio, la cantidad de células rojas aumentan conforme se adquiere mejor condición, y así la persona se vuelve más hábil para transportar mayores cantidades de oxígeno en su cuerpo.